Abren mesa de diálogo en la cárcel de Devoto

Por

Autoridades judiciales se reunirán con los detenidos, quienes la semana pasada encabezaron una revuelta para reclamar medidas contra el coronavirus.

Mientras el posible otorgamiento de prisión domiciliaria a presos suma repudio de los familiares de víctimas y referentes de la oposición, este jueves 30 de abril se abrirá una mesa de diálogo entre autoridades judiciales y detenidos del penal de Devoto para llegar a un acuerdo ante la posibilidad de múltiples contagios de coronavirus. El presidente Alberto Fernández se desvinculó a su gestión de la medida excarcelatoria y denunció una “campaña mediática”.

La nueva mesa diálogo fue acordada el pasado sábado entre los presos del penal de Devoto y las autoridades judiciales, tras el motín del día anterior en el que reclamaron excarcelaciones y prisiones domiciliarias por temor a contagiarse de coronavirus. Desde las 10. participarán el director del SPF, Emiliano Blanco; el secretario de Justicia del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la nación, Juan Martín Mena; el juez de la Cámara Federal de Casación Penal, Gustavo Hornos; y el juez de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal, Daniel Morin. No estará presente la ministra de Justicia, Marcela Losardo, quien ratificó esta mañana la postura de Fernández, al decir que “no existe un plan de liberación generalizada ni dirigida a un caso particular”. Sí participarán autoridades de la Procuración Penitenciaria; de la Defensoría de Ciudad de Buenos Aires; del Comité Nacional de la Prevención Contra la Tortura; de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin); de las Comisión de Cárceles, y los representantes de los presos.

Según pudo saber PERFIL, el objetivo del encuentro es acercar a los jueces “los trámites administrativos” para que ellos decidan qué hacer con los detenidos. En total serían 6 mil legajos que están comprendidos por el Tribunal de Casación en los que “hay un grupo con gravísimas condiciones de salud y gravísimas penas”, informaron, por lo que se espera que el juez a cargo tenga en cuenta la “situación de salud para aislarlos”. En el acuerdo firmado entre las partes el pasado sábado, se señaló que se iba a realizar una reclasificación en subgrupos, según los lineamientos que fijó la Justicia sobre quienes estarían en condiciones de obtener la prisión domiciliaria. Allí se revisarán los presos con riesgo por enfermedades preexistentes o que superan los 60 años, los que estén con libertad condicional, salidas transitorias ya otorgadas y los que tienen condenas menores a los 3 años o bien lleven con un lapso no mayor a los dos años de preventiva. También se clasificarán a los extranjeros con trámite de expulsión y las embarazadas o con niños que estén tras las rejas. Las autoridades se comprometieron a otorgarles a los detenidos elementos de protección e higiene, luego de que el pasado viernes por la mañana y durante unas diez horas, un grupo de al menos 40 presos se amotinara en Devoto y se subiera a los techos del penal para reclamar el otorgamiento de la prisión domiciliaria, entre otros beneficios, por temor a contagiarse de coronavirus.

También podria interesarte