Denuncia de vecinos terminó con 10 toneladas de droga incautada

Por

La banda operaba en la Aduana de Paso de Los Libres: adulteraban los certificados aduaneros para sacar camiones con precintos y documentación falsa.

Unas diez toneladas de marihuana fueron decomisadas en las provincias de Corrientes y Misiones tras dos operativos realizados por efectivos de la Policía de la Ciudad y la Gendarmería Nacional, luego de una investigación que se extendió por cinco meses y que se inició a partir de la denuncia de vecinos del barrio porteño de Barracas por la venta de drogas frente a una escuela.

El vicejefe de Gobierno porteño y a cargo de la cartera de Seguridad del distrito, Diego Santilli, confirmó en una conferencia de prensa que el primer secuestro de cinco toneladas de marihuana se registró el miércoles último en Corrientes y el segundo este viernes en Misiones.

Según las fuentes de la investigación, el primero de los operativos fue realizado por agentes de la brigada de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad, quienes en cooperación con la policía correntina interceptaron un camión con patente brasilera en dicha provincia y detuvieron a cuatro personas.

Santilli explicó que la investigación comenzó en febrero último, cuando un hombre denunció en una de las habituales reuniones de las autoridades comunales con los vecinos que en una casa del barrio de Barracas vendían drogas y que estaba situada frente a una escuela.

Se allanó la vivienda -donde vivía un “dealer”- de Salom al 300 y se secuestraron anotaciones en las que se pudo establecer que en un edificio del barrio de Palermo, sobre la calle Cabrera al 3500, se distribuía droga a minoristas.

Con la información, los investigadores concurrieron a esa vivienda y vieron salir a dos personas que portaban una valija cada una y que se subieron a un taxi, por lo que en el cruce de Gallo y avenida Santa Fe interceptaron el auto y encontraron en total 41 panes de marihuana compactada dentro de los maletines, por lo que detuvieron a los dos sospechosos.

Intervino en la causa el Juzgado Federal 4 a cargo de Ariel Lijo, quien ordenó el allanamiento del mencionado edificio, donde fueron encontrados 178 paquetes con marihuana picada dentro de la sala de máquinas, y se capturaron a otras cuatro personas.

Según Santilli, el operativo inicial también “derivó en un allanamiento en Recoleta, donde se pudo secuestrar 400 kilos de marihuana”, en mayo.

La investigación continuó y se pudo constatar que la droga había ingresado al país en la provincia de Corrientes, a través de las fronteras con Brasil o Paraguay.

De acuerdo con los voceros, la organización narco utilizaba un régimen aduanero que permite llevar mercadería puerta a puerta y sin ser controlada hasta llegar a destino.

También podria interesarte