El secuestro de Cristian Schaerer

Por

Cristian Schaerer (21) fue secuestrado la medianoche del 21 de septiembre de 2003 en la puerta de su casa, en el barrio Las Tejas de la ciudad de Corrientes. Su padre, Pedro Schaerer (ex ministro de Salud de esa provincia, con pedido de captura de la Justicia argentina y refugiado en Asunción del Paraguay), pagó un rescate de 277.300 dólares por él .

El dinero fue entregado por la madre del joven, Pompeya Gómez, en Ciudad del Este, Paraguay. Mientras tanto, su hijo estaba cautivo en Uruguayana, Brasil. Pese a esto se cree que el chico (cuyo cuerpo nunca apareció) fue asesinado esa misma noche.

La Justicia determinó que uno de los jefes de la banda fue Rodolfo “Ruso “Lohrmann , quien en 2002 ya se había tiroteado con Schaerer padre para robarle 80.000 dólares que llevaba encima.

Por el caso hubo dos juicios orales con 12 condenados. La Justicia estableció que la banda que cometió el secuestro estuvo liderada por Lohrmann y José “Potrillo” Maidana, detenidos y condenados en 2018 en Portugal por un robo a mano armada y a la espera de que se resuelva su extradición a Argentina.

En el primer debate que se efectuó por el caso, entre 2006 y 2007, fueron sentenciados el abogado Pedro Ángel Barbieri y Néstor Horacio Barczuk -quien cuidó de la víctima durante el cautiverio- a 25 años de prisión y Judith Alvarenga -secretaria del letrado- a 8 años.

En tanto, en 2009, en el segundo proceso, Cristian Carro Córdoba (uno de los principales laderos de Lohrmann) fue sentenciado a 25 años, Gonzalo Adrián Acosta a 16 y Claudio Cornelli Belén a 12 alos, mientras que otros cinco integrantes de la banda fueron absueltos.

Sin embargo, en 2013, la Cámara Federal de Casación Penal impuso 17 años para los hermanos Sergio Gustavo y Oscar Antonio Salgán como “partícipes necesarios” del hecho, y para María Esther Sudo. El hijo esta última, Jorge Gabriel Sudo, recibió 11 años, mientras que al policía Miguel Angel Ramírez le dieron 18 años.

Por su parte, Raúl Nemesio Salgán (71), padre de Oscar y Sergio, y sindicado líder de la banda familiar “Los Caniches”, también fue condenado por el Caso Schaerer y murió a mediados de 2017 mientras estaba en prisión.

Todos fueron condenados por “secuestro extorsivo agravado por la participación de tres o más personas y por su comisión con armas de fuego“.

También podria interesarte