Fernández evalúa anunciar la extensión de la cuarentena

Por

Viajará el viernes a Iguazú para respaldar a la industria turística local. Será la primera vez que aborde la situación de la pandemia desde que Argentina alcanzó el millón de contagios.

Dedicado a comprender por qué no logra domesticar el “pequeño mercado” del dólar paralelo, el Presidente no tuvo tiempo todavía de pensar cómo realizará el anuncio de la próxima extensión del aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO), que deberá arrancar el lunes. Lo único que tiene decidido, hasta ahora, es dónde. Salvo un cambio de planes (algo que siempre puede suceder en la agenda de Alberto Fernández), la idea sería aprovechar la visita a Misiones para dar las pautas del nuevo DNU en materia de lucha contra la pandemia.

Es que en la zona del AMBA, que fue la obsesión de la Casa Rosada durante meses por la multiplicación de contagios de COVID-19 ya que parecía que nunca encontraba el pico, lo peor ya pasó. Los casos se van reduciendo en la región más poblada de la Argentina en forma lenta pero muy sostenida, en tanto se reproducen de forma preocupante en muchas provincias del interior. Hay que estar en alerta y exigir cuidados, pero hay confianza en que cuando vuelva el frío la vacuna ya estará suficientemente distribuida y nuestro país no sufrirá una segunda ola como sucede en Europa.

Las preocupaciones hoy están centradas en Santa Fe (ayer con 2.575), Córdoba (1.708), Tucumán (1.421) y Neuquén (1.305), el cuarteto más complicado en las últimas semanas que parecen lejos de amesetarse. Otras provincias siguen con números altos, como Mendoza (968) y Río Negro (393), pero hay indicios de que los casos empiezan a bajar. También en Salta (201) y Jujuy (59), que preocuparon un mes atrás. En cambio Misiones apenas superó los 220 casos desde el 19 de marzo, a pesar de que en la última semana se registraron 8 casos, según el informe brindado por el Ministerio de Salud provincial. Por eso la visita presidencial es segura en materia sanitaria y durará varias horas.

Las preocupaciones hoy están centradas en Santa Fe (ayer con 2.575), Córdoba (1.708), Tucumán (1.421) y Neuquén (1.305), el cuarteto más complicado en las últimas semanas que parecen lejos de amesetarse. Otras provincias siguen con números altos, como Mendoza (968) y Río Negro (393), pero hay indicios de que los casos empiezan a bajar. También en Salta (201) y Jujuy (59), que preocuparon un mes atrás. En cambio Misiones apenas superó los 220 casos desde el 19 de marzo, a pesar de que en la última semana se registraron 8 casos, según el informe brindado por el Ministerio de Salud provincial. Por eso la visita presidencial es segura en materia sanitaria y durará varias horas.

También podria interesarte