Irán: 129 muertos por Covid-19 en un día

Por

Entre los fallecidos se incluye un importante miembro de la conservadora Asamblea de Expertos del país, el ayatollah Hashem Bathai Golpayegani, quien murió hoy.

El gobierno iraní reportó hoy otras 129 muertes por el Covid-19, el mayor número de víctimas fatales en un día desde que el país comenzó a combatir el brote de un virus que ya se cobró más de 850 vidas.

Entre los fallecidos se incluye un importante miembro de la conservadora Asamblea de Expertos del país, el ayatollah Hashem Bathai Golpayegani, quien murió hoy.

Irán registraba hoy uno de los peores brotes de coronavirus, una enfermedad que ya infectó a más de 170.000 personas en todo el mundo y causó más de 7.000 muertes.

Las autoridades iraníes reportaron 14.991 casos confirmados de coronavirus y 853 muertes, dando hoy un salto récord en decesos en el país desde que comenzó la pandemia, aunque las cifras reales podrían ser mayores, informaron hoy las agencias de noticias semioficiales Fars y Tasnim.

Ayer, el gobierno iraní expresó su preocupación ante la posibilidad de que las instalaciones de salud se vean colapsadas si la tasa de casos nuevos continúa avanzando.

Pese a que el gobierno iraní cerró hoy el santuario de Masoume, un importante lugar de peregrinación en la ciudad de Qom y el epicentro del brote en el país, muchos iraníes descartaron los temores sobre el virus y los consejos de los funcionarios de salud pública y tanto restaurantes como cafeterías permanecieron abiertos.

Las empresas de Teherán también permanecieron abiertas hoy, incluso cuando otros países de la región se movieron hacia el cierre total, como es el caso de Líbano y de Irak que se prepara para un toque de queda que comenzará más adelante esta semana.

Días antes, las autoridades del país persa ya estaban restringiendo el acceso al santuario y prohibían a los peregrinos besarse o tocar el santuario, pero había permanecido abierto.

También hoy se cerró el santuario Imam Reza en Mashhad, que atrae a 25 millones de peregrinos chiítas al año, incluidos muchos procedentes de Irak, Pakistán y Afganistán.

El ayatollah Golpayegani es el último de varios funcionario iraníes que murieron a causa del coronavirus.

El ayatollah, de 78 años, era el representante por Teherán de la Asamblea de Expertos, un destacado órgano encargado de elegir al líder supremo de Irán y supervisar su gestión.

Ministros del gabinete, miembros del parlamento, miembros de la Guardia Revolucionaria y funcionarios del Ministerio de Salud también contrajeron el virus.

Mohamad Mir Mohamadi, miembro del Consejo de Discernimiento, y varios diputados también fallecieron a causa de la pandemia.

El viernes murió uno de los altos comandantes del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución, Naser Shabani, quien tuvo varias responsabilidades en ese cuerpo élite a lo largo de los últimos 37 años.

Entre los contagiados, destacan la vicepresidenta para Asuntos de la Mujer Masumeh Ebtekar; el asesor del líder supremo para temas internacionales, Ali Akbar Velayati; y el viceministro de Salud, Iraj Harirchi, que están en cuarentena.

En tanto que el líder supremo, el ayatollah Ali Jamenei, de 80 años, usó en un reciente evento público guantes descartables como medida de prevención.

También podria interesarte