La dama de la raqueta de oro

Por

Sin lugar a dudas Gabriela Sabatini es la tenista argentina número uno de la historia. Representó muy bien a nuestro país y durante toda su carrera estuvo entre las diez mejores. Debutó en 1985 y sorprendió a todos cuando llegó a las semifinales de Roland Garros donde perdió ante Chris Evert. Unas semanas antes jugó su primera final en el torneo de Hilton Head, allí eliminó a Zina Garrison (9°), Pam Shriver (5°) y a Martina Navratilova (4°), tres jugadoras del top ten. Perdió la final ante Chris Evert.
Al año siguiente se metió entre las diez mejores del mundo y no saldría de ese selecto grupo hasta su retiro una década después. En 1988 cosechó grandes triunfos cuando ganó el Abierto de Italia, también consiguió la medalla de plata en los Juegos Olímpicos y derrotó a su clásica rival, la alemana Steffi Graf en la final del torneo Boca Ratón.
En 1990 logró su único título de Grand Slam, el Abierto de los Estados Unidos, tras vencer por 6-2 y 7-6 a Graf. A medida que pasaban los torneos su legado comenzaba a hacerse más grande. A su vez, los duelos ante la alemana eran los de mayor atracción dentro del circuito tenístico y es por eso que volvieron a enfrentarse en la definición de Wimbledon en 1991, donde la argentina perdió en tres set.
Pese a haber ganado el Abierto de Italia en 1992 ante la por entonces número uno del mundo Mónica Seles, su nivel tuvo un declive que la llevo a estar sin ganar un título durante dos temporadas. En 1994 derrotó en la final del WTA Tour Championships, Nueva York a Lindsay Davenport y un año después logró su último título como profesional en Sydney al vencer una vez más a Davenport.
Anunció su retiro el 24 de octubre de 1996 en el Madison Square Garden. Terminó su carrera como deportista, pero nacía la leyenda de “la dama de la raqueta de oro”.

Marcelo Gauna

También podria interesarte