Macri: “en Tucumán, más que en ningún otro lugar, hay que cuidar el voto’

Por

En Yerba Buena, el Presidente recorrió obras en el Camino de Sirga, puso énfasis en cuidar los sufragios y se mostró cercano a la gente.

Distendido, sonriente y cercano; sin vallas ni distancias con los yerbabuenenses. Rodeado por quienes fueron a expresarle a su apoyo. Dibujando su mejor sonrisa ante cada pedido de selfie. Estrechando cuantas manos le estiraban. Mauricio Macri (Juntos por el Cambio) se mostró en Yerba Buena lejos de la investidura de Presidente de la Nación y cerca de los vecinos; en plena campaña.

Desde el techo de una camioneta en la plaza Nougués, arengó a al menos un millar de personas para torcer el resultado el 27. A la hora de enumerar las cuatro consignas que lleva por todo el país para ganar apoyo, puso mucho énfasis en tener mayor atención en las urnas. “Acá en Tucumán, más que en ningún otro lugar: hay que cuidar el voto, hay que ir a fiscalizar”, exclamó ante su público, que le respondió con banderas argentinas en alto y al grito de “sí, se puede”.

La principal concentración en tierras gobernadas por el intendente Mariano Campero se dio frente a Frente a la Parroquia Nuestra Señora del Valle. Allí enumeró valores que los unen, como el no a la impunidad, a querer vivir en paz y a respetar al otro. Insistió con que se puede torcer el resultado de las elecciones PASO e invocó a la ayuda divina. “Con Dios más se puede”, manifestó. Antes de emprender la caravana a la plaza Independencia, una mujer tomó el micrófono, vivó por las dos vidas y convocó a rezar la oración de la patria.

Por el aire

Macri llegó en helicóptero minutos antes de las 19. Aterrizó en el predio de un salón de fiestas de Camino de Sirga y Federico Rossi. Afuera, unos 50 seguidores registraban todo con sus teléfonos celulares y le expresaron su apoyo, que fue respondido con la mano.

De la aeronave también descendieron el diputado y líder de campaña en el norte, José Cano, y por Pablo Bereciartua, secretario de Infraestructura y Política Hídrica, entre otros. Campero, que concurrió junto a su esposa Silvia Villagra y su pequeño hijito, fue el encargado de darle la bienvenida al mandatario.

El Presidente recorrió parte de las obras en el Canal San Luis – Solano Vera. Sin vallas y rodeado por una treintena de vecinos, se acercó a felicitar a los obreros por su trabajo. Además, accedió a fotos con la gente.

Antes de retirarse, Macri le dijo a LA GACETA que estaba feliz de estar con los tucumanos. “Vamos a ratificar en la plaza nuestro compromiso con los valores en los que creemos y con que hay un país mejor que estamos construyendo, más allá de las dificultades. Si seguimos juntos, trabajando de esta manera, tenemos un enorme futuro por delante”, manifestó.

Macri destacó que con la obra se cumplió con la promesa realizada hace tres años atrás. “Acá está terminada (la obra), dándole tranquilidad a más de 100.000 habitantes que nunca más se van a inundar; acá, como digo siempre, no se inunda más”, expresó el mandatario con una pequeña risa.

También podria interesarte