Murieron por coronavirus pero no están en la lista oficial

Por

Susana era una vecina de Campana que murió el 26 de marzo pasado. Tenía 62 años y estaba internada en el Hospital Austral de Pilar. Allí había ingresado una semana antes con insuficiencia respiratoria y un cuadro de base hepático, por lo que estaba a la espera de un trasplante. Su fallecimiento se produjo a las 11 de la mañana de ese jueves y, al día siguiente, cerca de las 20, su marido recibió un llamado del hospital donde le informaron que su mujer había dado positivo en el test de coronavirus Covid-19 y que debía permanecer en aislamiento 14 días por haber estado en contacto con ella. Sin embargo, en el registro que difunde a diario el Ministerio de Salud de la Nación sobre las muertes por la pandemia, la muerte de Susana aún no figura.

El caso de Susana no es el único. Hay al menos otros dos casos similares: uno en provincia de Buenos Aires y otro en la ciudad de Buenos Aires, que fueron confirmados por LA NACION a través de fuentes médicas y oficiales. A pesar de que las notificaciones deben hacerse cada 12 horas , esto no se cumple.

El subregistro, o los “casos no registrados”, responden a fallas humanas o a demoras a la hora de ingresarlos en el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (Sisa). Allí cada clínica, sanatorio u hospital debe cargar los datos de las víctimas, tengan o no confirmado el resultado del testeo.

“Nosotros tenemos tres muertos acá en Campana, los dos de las últimas 48 horas y una señora de la semana pasada -que no figura en el registro porque se murió de cáncer y recién al día siguiente le dieron el resultado a la familia de que tenía coronavirus”, señaló el viernes pasado a este medio el área de prensa del partido bonaerense luego de que se confirmara la muerte de un hombre de 87 años.

LA NACION contactó al Hospital Austral para confirmar la información a la que tuvo acceso y allí explicaron: “La mujer falleció un jueves y la información del positivo llegó el viernes. Es así, como dice la familia”.

“En el Sisa hay un campo que es muerte «causada por». Tanto este caso como el de la otra persona eran multicausales, es decir, tenían distintas patologías severas avanzadas. Recibimos la confirmación del Covid-19 después de la muerte, por eso estaba registrada como causa desconocida”, explicaron desde el Austral y agregaron: “No obstante, vamos a revistar en el Sisa y marcar como «causado por» coronavirus. Entendemos que esto recién se verá reflejado en las cifras oficiales de mañana o pasado. Si hay otros casos similares dando vueltas, es probable que tenga que ver con esto. Si nos preguntabas hace dos horas, yo te decía que teníamos dos casos. Pero evidentemente, eran cuatro”.

El otro caso que mencionaron desde el hospital universitario, situado en Pilar, es el de un hombre de la localidad de Maipú que falleció también el jueves 26 y la confirmación de que tenía coronavirus llegó con posterioridad. “Ante la evidencia de estos días, hablamos con la infectóloga y los vamos a poner como coronavirus porque tenemos la política de la transparencia en el manejo de los datos”, remarcaron.

El caso de Fernando, que vivía en la ciudad de Buenos Aires y murió el domingo, es otro de los detectados por LA NACION . Padre de cuatro hijos, había estado internado en el Cemic y falleció hace dos días.

Ni en el reporte del domingo a la noche, ni en el del lunes al mediodía del Ministerio de Salud de la Nación, apareció el registro de la muerte. Consultado por este medio, desde el centro de salud aseguraron que se informó el mismo domingo el fallecimiento del hombre que fue despedido en redes sociales por diferentes grupos de amigos.

El cambio que obliga a reportar cada 12 horas

Recién el 30 de marzo, el Ministerio de Salud de la Nación, a través de la resolución 680/2020, puso al coronavirus en la categoría de enfermedad de notificación obligatoria. “Incorpórase al régimen legal de las enfermedades de notificación obligatoria, establecido por Ley Nº 15.465, sus modificatorias y complementarias, a la enfermedad Covid-19 en todas sus etapas, desde la sospecha de caso hasta el seguimiento de su evolución”, dice en el primero de sus 15 artículos”.

“Aplíquese a la enfermedad de notificación obligatoria Covid-19 las estrategias de vigilancia clínica y de laboratorio, bajo la modalidad de notificación individual con periodicidad inmediata (doce horas) y cuya ficha de investigación del caso será la que disponga el Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS) en su plataforma informática”, agrega en su segundo artículo. Además, detalla quiénes son los responsables del seguimiento y la notificación de los casos.

Consultado por LA NACION, el exsecretario de Salud, Adolfo Rubinstein , explicó cómo funciona el sistema: “El efector detecta el caso sospechoso. Alguien del equipo, se supone, fue entrenado para el reporte de los casos de Covid-19. Cuando llega un caso sospechoso se lo aísla. Inmediatamente informa al distrito si tiene un caso sospechoso. Los hospitales públicos están más acostumbrados a las notificaciones que los privados. Por eso, los problemas se pueden dar más ahí”.

“Eso se sube al SNVS, que es una de los apartados del Sisa y cada clínica tiene que derivar la muestra a un laboratorio específico. Cuando llega la muestra a ese laboratorio, se le hace el panel de influenza (el virus de la gripe), y si tiene los reactivos, se le hace el pancoronavirus que lo que ve es todos los coronavirus”, dijo el médico de familia, y agregó: “Si la gripe da negativo y el pancoronavirus da positivo, en el caso de las privadas, se deriva directo al Anlis Malbrán. En el caso de los públicos, hay varios laboratorios descentralizados”.

Rubinstein siguió: “Si esto le da positivo, el mismo laboratorio lo sube al SNVS. Se supone que todos los distritos, más una vez al día, tienen que ir viendo si esos casos sospechosos se transforman en negativos o positivos. Cuando el distrito ve que el caso fue reportado como positivo por el laboratorio, tiene que informar a la clínica”.

“Si el caso era sospechoso, se confirmó la positividad y el paciente se muere, la muerte tiene que ser asignada a Covid-19, más allá de que haya otros diagnósticos secundarios”, detalló el exfuncionario de Cambiemos.

Rubinstein cerró la explicación: “Ese es el protocolo, pero puede haber fallas, como que el paciente se muera antes de conocer el diagnóstico, porque hay un delay entre el ingreso y el diagnóstico. Si nadie del distrito hizo el seguimiento, esa muerte puede aparecer por otra causa y no por Covid-19″.

“La responsabilidad de cargar los datos es del centro de salud”

“La duda es…¿por qué el médico, cuando recibió el positivo de coronavirus, no lo cargó? Esto más allá de que la persona haya muerto. La obligación, casi penal, es del médico tratante. Su primera obligación es cargar en el sistema cualquier caso sospechoso. Después se confirma o se descarta. Pero debe estar ingresado”, dijo a LA NACION, Sonia Tarragona, subsecretaria de Medicamentos e Información Estratégica del Ministerio de Salud de la Nación.

Tras conocer el detalle de los casos mencionados aquí, Tarragona subrayó: “Esto eleva la voz de alerta. Pero sumo algo adicional, a veces pasa que también los médicos, al ser una enfermedad nueva, no la conocen muy bien. Hay un contexto que complica la situación habitual. Sin embargo, hay todo un equipo médico en el nivel central, ya no a nivel de provincias o de efectores, que están haciendo el seguimiento de las neumonías graves. Porque puede pasar que aparezca una persona con una neumonía y que no tenga nada que ver con el coronavirus, son los casos habituales. En ese caso, si el médico que recibió la neumonía no sospechó coronavirus, ahí hay un problema del médico que debería haberlo notificado y no lo hizo. Si existe una notificación de muerte por neumonía, este equipo de epidemiología del Ministerio llama para ver si no fue un coronavirus que se les pasó”.

“El centro no tiene que mandar nada, se clasifica automáticamente. No se mandan, se cargan en el sistema. El que se entera que falleció es el centro y es el responsable de cargar las muertes. Es su responsabilidad. En el sistema central nos enteramos de que una persona murió cuando se cargan los datos, no porque alguien venga, nos avise o se publique en el diario. Si no se cargó es responsabilidad del médico que certifica la muerte”, respondió ante el argumento de una de las clínicas que dijo que los datos fueron informados en tiempo.

La funcionaria remarcó: “No deberían suceder estos casos de delay . Se deberían notificar automáticamente los casos de fallecimiento de cualquier persona, sobre todo, en este contexto. La resolución que sacamos el 30 de marzo justamente es para esto. Nosotros tenemos mucho control sobre el sistema público, pero mucho menos sobre el privado. Nos preocupa si esto está pasando “.

LA NACIÓN.

También podria interesarte