Proyectan liberar en 2020 a los primeros cinco yaguaretés en el Iberá

Por

Naturaleza, conservación y turismo ya son casi sinónimos en la provincia, donde tras años de trabajo impulsado por la fundación CLT, en articulación con el Gobierno provincial y el fuerte respaldo de la Nación, el mayor predador del ecosistema volverá a rugir de manera silvestre en nuestro suelo.

“Hasta hace algunos años, los únicos animales que tenían permiso de tránsito en nuestro país –y más aún desde y hacia países vecinos– eran los de los circos, o algún desembarco eventual en un zoológico”, recordó durante su discurso Sofía Heinonen, directora de Conservation Land Trust (CLT). Fue durante la celebración del cierre del año de la labor de la ONG, realizada anoche en los jardines del Museo de Ciencias Naturales “Amado Bonpland”.
Durante el acto, del que participó el gobernador Gustavo Valdés;  el secretario de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman; el vicepresidente de Parques Nacionales, Emiliano Azcurra, y el senador y referente del Comité Iberá, Sergio Flinta, entre otras autoridades, se hizo de manera formal el anuncio tan esperado: el año próximo, los primeros cinco ejemplares de yaguareté reintroducidos en la provincia podrán vivir en libertad en los Esteros.

Se trata de los dos cachorros nacidos en el marco del proyecto de reintroducción de la especie, Mbareté y Aramí, que nacieron en suelo correntino y que además ya están listos para ser liberados. Además de otros tres ejemplares procedentes de Brasil, que fueron rescatados y habitaron siempre reservas silvestres.
En la actualidad, los técnicos y biólogos especializados que trabajan en el proyecto monitorean el comportamiento de estos cinco ejemplares y buscan comenzar la etapa de apareamiento entre ellos. “Buscamos que las hembras sean soltadas una vez que estén preñadas. De ese modo, nos aseguramos las continuidad y que además se instalen y vivan cerca del núcleo de San Alonso, donde está el centro de reintroducción”, explicó Heinonen a La República.

El encuentro de cierre de año fue un festejo y a la vez una despedida de su cargo para algunos de los funcionarios que acompañaron e impulsaron el desarrollo del parque nacional Iberá y gran parte de las gestiones que están ahora en marcha.

“Hay una diferencia entre herencia y legado. Esto es un legado, para que las generaciones que vienen vivan en un lugar mejor”, enfatizó Bergman, quien dejará su cargo el 10 de diciembre próximo por el cambio de gobierno.
A su turno, el senador Flinta  destacó el desarrollo que genera la “creación de vida y la producción de naturaleza” en nuestra provincia. “Hace tres años, llegaban a Iberá unos 22.000 turistas por año y casi todos a Carlos Pellegrini. Ahora son más de 80.000, distribuidos en cinco pueblos”, mencionó.

También podria interesarte