Rosario no es Sinaloa, pero cuidado al salir

Por

La mesa de coordinación para la seguridad pública tuvo ayer su primera reunión del ministro del área, Marcelo Sain, con los intendentes de Rosario, Pérez y Villa Gobernador Gálvez. Expusieron problemas comunes de la región y particulares de cada ciudad, compartieron información territorial y se comprometieron a integrar acciones con la policía, fiscales penales y las fuerzas federales que empezaron a operar el martes. Pero Sain buscó descomprimir y poner distancia con miradas fatalistas sobre la saga de 17 homicidios ocurridos en las últimas dos semanas: “Rosario no es Sinaloa, yo no veo una ciudad consternada, tiene una vida social prolífica, vayan a la costanera, vayan a Pichincha”, recomendó. Él y Omar Perotti tienen una cita este viernes en Buenos  Aires, con la ministra Sabina Frederic y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para terminar de definir tareas de las fuerzas federales en Santa Fe. Pablo Javkin puso expectativas en la modalidad de trabajo conjunta. “Necesitábamos esto. Los intendentes no tenemos personal armado, pero conocemos el territorio para aportar información y colaborar en las acciones”, dijo el intendente rosarino.

La escena siguiente del dispositivo que Perotti inauguró Perotti el martes con los intendentes de siete de las ciudades más comprometida en su seguridad transcurrió ayer de mañana en el Palacio de los Leones. Javkin recibió a sus pares de Villa Gobernador Gálvez, Alberto Ricci, y de Pérez, Pablo Corsalini, al ministro y al jefe de la Unidad Regional II de policía, Danilo Villán. En la junta cada uno expuso lo suyo. “Fue un check list entre todos: algunas cosas de coyuntura y otras de largo plazo que requieren de mayor planificación, y cómo debemos atender la emergencia del día a día”, resumió Sain.

El ministro reconoció que la problemática es diversa. “Están los robos menores, delitos de poca cuantía pero que le joden mucho la vida a la gente. Eso debemos ordenarlo con un trabajo principalmente policial. También debemos garantizar un sistema preventivo para las grandes concentraciones de personas, como los espectáculos y eventos deportivos. Y tenemos problemas derivados del delito duro, el mercadeo de drogas y demás, aunque eso es investigación criminal, no será materia de trabajo de esta mesa”, aclaró.

Sain reconoció “muchos problemas de desórdenes ciudadanos, el delito duro en la periferia para abastecer de drogas al centro, y lavado de dinero en las grandes estructuras financieras de la ciudad que pareciera que no forman parte del crimen. Pero yo no veo una ciudad consternada. Esto no es Sinaloa. Paseen a la noche, por la costanera, las plazas públicas, veo todo el mundo en la calle. Vayan a Pichincha. La vida social de Rosario te come”.

Por otra parte, reiteró la necesidad de “coordinar acciones conjuntas”. Entonces fue a los ejemplos: “Acá el sistema del 911 a nivel provincial no estaba pegado al sistema de respuesta policial. Entonces no hay mapeo criminal. Hay llamada de emergencia, pero no hay un dispositivo policial que responda en dos o tres minutos ningún tipo de evento en cualquier lugar”. Luego siguió con la demanda ciudadana habitual de mayor patrullaje policial. “Es relativo, para algunas cosas sirve, pero en ciertas zonas y circunstancias lo más útil es una recorrida a pie, que no se está haciendo de manera planificada. Asimismo, es menester la coordinación con las fuerzas federales a las que desde hoy podemos darle un mapa de despliegue”, dijo. Antenoche había acordado con segundas líneas de la cartera nacional de Seguridad el plan de acción de Gendarmería en la provincia, y el viernes irá con el gobernador a definirlo con la ministra Frederic y con el jefe de Gabinete.

También podria interesarte