Salvaje ataque homofóbico en Villa Urquiza

Por

Un violento ataque homofóbico sucedió este domingo en la Ciudad de Buenos Aires. Una pareja gay que se encontraba en una plaza fue agredida brutalmente a latigazos por un hombre que les exigió que se vayan del lugar. “Nos gritaba que no teníamos a derecho a estar ahí juntos”, denunció uno de los jóvenes agredidos.

El hecho ocurrió en el barrio porteño de Villa Urquiza, minutos antes de las 10 de la noche, más precisamente en la plaza que rodea al edificio de la Comuna 12, en Holmberg al 2500. Dos jóvenes que se estaban empezando a conocer fueron sorprendidos e increpados por un hombre de 55 años, que sin previo aviso los atacó a latigazos.

“Estaba con Ariel -una persona con la que me estoy conociendo-, en un parque público, sentados uno al lado del otro. Nos llamó la atención una camioneta, muy linda, donde había un hombre que le dio un abrazo a un nene y se fue”, comenzó el relato del hecho en Brian, . “Al rato esta persona volvió caminando con un látigo y un sombrero de paja”. Según detalló, el arma estaba prensada en paja y tenía una punta de acero. “Dijimos, ‘qué hace este loco con un látigo’, pero nunca nos imaginamos que venía a atacarnos”.

Afortunadamente, Brian sabe de artes marciales y ha hecho cursos de defensa personal, por lo que pudo protegerse del ataque homofóbico y “reducir a esta persona y evitar que nos siga hostigando por ser homosexuales”. “Cuando me quiso dar un segundo latigazo lo pude reducir, le apliqué una llave y lo tuve retenido en el piso durante 15 minutos. Yo quería que se lo lleve la policía”, comentó su oportuna reacción.

Sin embargo, la demora del móvil policial para acudir a la denuncia provocó que el agresor huya del lugar. “No pudieron detenerlo ni identificarlo”, agregó Bortoni quien utilizó su cuenta de Instagram para pedir ayuda para encontrarlo: “Aparentemente se llama Héctor, conducía una Fiat Ducato de color blanca y violeta”.

“Gracias a Dios cuento con herramientas para defenderme, si esto le pasaba a una persona que no sabe defenderse, que no tiene poder de reacción, podría haber pasado una desgracia. Por suerte Ariel y yo estamos bien”, concluyó la historia de la violenta reacción homofóbica que tuvo que soportar junto a su pareja.

También podria interesarte