Se hizo pasar por príncipe y robó 8 millones

Por

Durante décadas Anthony Gignac, que se presentaba a sí mismo como ‘príncipe saudita’, vivió una ficción.

En su cuenta de Instagram colgaba con frecuencia fotos de su jet privado, yates, hoteles de cinco estrellas, restaurantes de lujo, joyas y todo tipo de productos de Louis Vuitton, Gucci, Chanel, Hermès y Rolex.

Su tren de vida frenó en seco este viernes, cuando fue sentenciado en Miami (EE.UU.) a 18 años y medio de cárcel por robo de identidad con agravantes y fraude electrónico, entre otros cargos.

También ha sido condenado por hacerse pasar por un diplomático o funcionario gubernamental extranjero, valiéndose para ello de placas de licencias diplomáticas falsas para él, así como de insignias falsas de Servicio de Seguridad Diplomática para sus guardaespaldas, que llevaban atuendos tradicionales sauditas.

“Gignac se ha presentado a sí mismo como un príncipe saudí [Khalid bin Al-Saud] para manipular, victimizar y estafar a innumerables inversores de todo el mundo”, afirmó en un comunicado el fiscal federal del Distrito Sur del estado de Florida, Fajardo Orshan.

El acusado, estadounidense de 48 años, nació en Bogotá, Colombia, de donde se mudó con 7 años al estado de Michigan tras ser adoptado por una familia estadounidense, según Miami Herald.

Los primeros fraudes que cometió haciéndose pasar por el príncipe Khalid bin Al-Saud se remotan a cuando tenía 17 años. Desde entonces ha sido arrestado o condenado en 11 ocasiones.

Deja un Comentario

También podria interesarte