Tensión con la guardia Wichí “Washek”

Por

Un episodio de máxima tensión se registró este jueves por la tarde en cercanías a la localidad de Sauzalito en un puesto de control con barrera emplazado por la Guardia Comunitaria Wichí  “Washek”.

Todo se desató cuando personas uniformadas de esta organización detuvieron la marcha de una camioneta en la que se trasladaban dos mayores y una niña de 2 años. Al ser interceptada, la mujer que conducía la camioneta se negó a ser requisada al considerar que no tenían facultad para hacer ese tipo de procedimientos.

Todo quedó registrado en un vídeo grabado por la misma automovilista que se resistió a bajar los vidrios de su vehículo para ser interrogada. Según refleja la filmación, algunos de los miembros que estaban uniformados interceptaron el paso e inmediatamente rodearon al vehículo con gestos intimidatorios hacia sus ocupantes.

El propio comisario de Sauzalito se constituyó en el lugar donde empezaron las gestiones para poner en conocimiento a las máximas autoridades policiales de la Provincia, como así también al Fiscal de Investigaciones  de Nueva Pompeya. La policía realizó la correspondiente requisa del vehículo donde logró incautar un total de 23 envoltorios de hojas de coca.

Allí, permanecieron más de 4 horas intentando destrabar la tensión que se generó a partir de la firme postura de la guardia comunitaria de mantener el control del operativo vial.  Según informó la Policía, la guardia intentaba apoderarse ilegítimamente de este cargamento hasta que finalmente por negociaciones del fiscal con el cacique Reynoso logró que sean las fuerzas policiales las que se hagan cargo del procedimiento.

No obstante, la situación se tornó de máxima tensión cuando los miembros de la guardia intentaron apoderarse del cargamento. En ese momento la policía procedió a descargar los envoltorios del vehículo para que los referentes de la guardia tomaran el control sobre dicha sustancia y tras transcurrir una hora de nuevas negociaciones los envoltorios fueron entregados a las fuerzas policiales para retirarlos del lugar.

El  Jefe de la Comisaría de Sauzalito relató la tensa situación que padecieron  el jueves por la tarde en el lugar donde la autoproclamada Guardia Comunitaria Wichí retuvo la marcha de una camioneta para intentar requisar a sus ocupantes.

“Fuimos intimados y amenazados, tanto el personal policial como la gente que estaba en el interior del vehículo, y después de casi 4 horas de gestión se nos devolvió las hojas de coca e iniciamos las actuaciones de rigor”, expresó.

Según informó la Policía, la guardia intentaba apoderarse ilegítimamente de este cargamento,  hasta que finalmente por negociaciones del fiscal con el cacique Reynoso logró que sean las fuerzas policiales las que finalmente se hagan cargo del procedimiento.

El Comisario Rivero aseguró que  “todas las autoridades sabían de que esto en algún momento iba a pasar y esto es grave porque se están vulnerando derechos de las instituciones del Estado”, expresó el jefe de la Comisaría de Sauzalito.

Aseguró que “fue muy delicado lo que pasamos” y pidió a las máximas autoridades provinciales “que se adopten las medidas necesarias”.

También podria interesarte