Un hombre donó su casa y su auto al hospital de su pueblo

Por

“Me pareció que era lo mejor dejarlo para la institución”, aseguró el donante.

En medio del octavo mes de la pandemia de Covid-19 florecen gestos solidarios que enaltecen a sus protagonistas. Como la historia que trascendió este martes. Un hombre de 88 años de la localidad santafesina de Correa, situada a 59 kilómetros al oeste de Rosario, donó en vida todos sus bienes −que incluyen su casa y su auto modelo 2002− al centro de salud Samco local, confirmó la escribana Miriam Pascualini, en diálogo telefónico con La Capital.

“Confirmo la noticia de la donación que hizo este hombre al Samco en la Comuna de Correa, pero no le puedo dar más datos porque me lo exige el deber de guardar el secreto profesional”, advirtió la escribana.

Adolfo Meconi −”Don Cachi” como le dicen todos en esta localidad de seis mil habitantes atravesada por la vieja ruta 9− concurrió el mes pasado a la comuna y sorprendió al presidente comunal, Nahuel Cejas, con que “quería dejar todos sus bienes en beneficio del efector de salud local”.

“El Samco siempre está de guardia, se brinda una enormidad al pueblo. Me pareció que era lo mejor dejarlo para la institución”, declaró Don Cachi al portal Info Más, con relación a la tarea diaria que libran los profesionales de la salud del Samco local en su ciclópea batalla contra el coronavirus.

La donación de Don Cachi consiste en la cesión a título gratuito al Samco local de su casa y de su auto modelo 2002, “que es viejito, pero está lindo y cuidado”, advirtió a sus vecinos del barrio de toda la vida. “Cachi es una persona que, desde el corazón, transformó dolor en amor, con absoluto altruismo, y quien se merece el reconocimiento más grande que pueda existir. A sus 88 años, nos da un ejemplo de vida, que le estaré eternamente agradecido”, abundó Cejas.

El deseo del donante fue aceptado por el jefe comunal y registrado por la escribana Pascualini y el secretario legal Lucas Santi.

“Es una gran responsabilidad que nos transfiere, la que vamos a cuidar y respetar con total decencia y honestidad. Como hace un mes cuando me daba esta noticia, hoy también me largué a llorar”, señaló el presidente comunal.

Antes de abandonar el edificio de la Comuna, tras la ceremonia, Don Cachi dejó un pedido, que el presidente comunal se comprometió a cumplir: “La construcción de veredas, bien hechas, niveladas y anchas”.

Fuente: Diario La Capital de Rosario

También podria interesarte