Congreso: sin el impuesto a la riqueza y con simulacro previo

Por

En busca de consenso el kirchnerismo desistió por el momento de avanzar con el gravamen a las grandes fortunas. El Senado arrancará una semana después que Diputados.

El lunes, primer día hábil de mayo, Andrés ‘El Cuervo’ Larroque asumirá como ministro de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires en el lugar que dejó Fernanda Raverta para asumir al frente de la Anses. En el Congreso dejó firmada la renuncia a su banca de diputado de la Nación la que deberá ser aceptada en la primera sesión telemática. En su lugar deberá tomarse juramento a Lisandro Bormioli de la agrupación Kolina de Pergamino. También el cuerpo tiene pendiente la aceptación de la renuncia de Daniel Scioli, que aún no pudo asumir como embajador en Brasil, y al mismo tiempo tomar juramento a Claudia Bernazza, quien reporta 100% al cristinista Instituto Patria.

El lunes pasado los jefes de todos los bloques se reunieron en forma presencial y consensuaron un protocolo de funcionamiento para las sesiones remotas, mixtas, que luego redactaron minuciosamente los integrantes de la comisión de Modernización Parlamentaria y votaron a favor los de la comisión de Peticiones, Poderes y Reglamentos. Una parte de la oposición pedirá sesionar el miércoles 6 de mayo. Otros creen que antes debería haber “un ensayo”. Según supo Infobae, el presidente de Diputados, Sergio Massa, propondría que el simulacro sea el miércoles y al día siguiente la sesión válida.

En la reunión de Labor del lunes se había anunciado que el jueves habría un segundo encuentro para consensuar los temas de la próxima sesión. Eso no ocurrió. Entonces Mario Negri, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, se volvió a Córdoba y ese sector opositor encomendó a la diputada Brenda Austin (UCR) y a Silvia Lospennato (PRO), ambas secretarias parlamentarias de sus bloques, que preparen una lista de proyectos para poner a consideración del resto de las fuerzas políticas.

Desde el Frente de Todos también arman un punteo. Máximo Kirchner, jefe del oficialismo, dio una señal a la oposición y no presentó la iniciativa encomendada a Carlos Heller, el llamado impuesto a la riqueza que busca gravar las grandes fortunas y genera rechazo en la oposición y roces con los propios funcionarios del Ministerio de Economía. Por ahora, al menos hasta que arranquen las sesiones en forma virtual, no se presentará.

Apenas fue aprobado el protocolo, Sergio Massa llamó a los jefes de los bloques y pasó la reunión de Labor Parlamentaria para el próximo martes. Hasta entonces no hay negociación.

Desde el peronismo opositor que lidera Eduardo ‘Bali’ Bucca avisaron que mantienen su pedido de sesión para el próximo miércoles 6. Si así no ocurriera, insistirán. Incluso el diputado se comunicó este viernes por la mañana con los integrantes del interbloque Federal para que cada uno tome las previsiones necesarias y estar listos para sesionar en forma remota. En Juntos por el Cambio prefieren que estén óptimas las condiciones técnicas y el entrenamiento de los legisladores.

Bucca y el bloque que integran, entre otros, Graciela Camaño, dieron a Massa la llave para destrabar una negociación en la que Juntos por el Cambio reclamaba una sesión presencial. Junto a tres diputados del radicalismo porteño y el bloque Unidad y Equidad que preside el aliado José Luis Ramón, unos 15 diputados en total solicitaron por escrito una sesión mixta, es decir con algunos diputados en el recinto y otros a distancia. Finalmente así se hará: se calcula que unos 46 legisladores, entre jefes de bloques y aquellos que vivan cerca de la Capital, participarán en forma presencial mientras el resto lo hará desde sus domicilios o desde las Legislaturas provinciales o concejos deliberantes cercanos.

Según coinciden fuentes de todos los bloques, en la primera sesión se priorizaría el consenso. Tendrían un lugar asegurado iniciativas en las que hay coincidencias como protocolos de cuidado y prevención para el personal del área de Salud, la eximición del impuesto a las Ganancias de los trabajadores del sistema sanitario e incluso un bono extraordinario para los familiares de médicos fallecidos por el Covid-19. También podrían someterse a consideración 20 Decretos de Necesidad y Urgencia firmados por Alberto Fernández que ya se trataron en la Bicameral respectiva. En la primera sesión y las siguientes serán exclusivamente para tratar problemáticas vinculadas con la pandemia.

En ese contexto se habla también de la posibilidad de realizar un simulacro, una sesión que no sería válida. Massa puso a su equipo a trabajar este fin de semana largo, inusual por el aislamiento, y pidió al Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) que ayude con los VPN y la conectividad de cada diputado mientras que a Arsat le solicitó ayuda con urgencia para los firewall anti hackers.

Según las conversaciones de la última semana, Labor no sólo determinará los temas sino también cuántos diputados estarán en forma presente además de las autoridades de la Cámara y cómo y cuándo tendrá lugar tanto la prueba piloto como la primera sesión.

Cristina Fernández se reunió la semana pasada con José Mayans (Frente de Todos) y Luis Naidenoff (Juntos por el Cambio)

Cristina Fernández se reunió la semana pasada con José Mayans (Frente de Todos) y Luis Naidenoff (Juntos por el Cambio)

De ese conograma depende la agenda del Senado, donde Cristina Fernández de Kirchner hizo preparar un protocolo de funcionamiento sin que pasara por comisión. Incluso ya hizo instalar las cámaras y pantallas frente a su sillón en el recinto. La primera sesión remota tendría lugar el 12 de mayo.

La oposición hizo a su vez una contrapropuesta para que las sesiones sean mixtas y con similares condiciones a las acordadas en Diputados. El Frente de Todos no ceptó que hayan legisladores en el recinto, prefieren que la Vicepresidenta sólo esté acompañada por el secretario y prosecretario parlamentario. Sí accedieron a otorgar más tiempo para las exposiciones y debate.

Mientras tanto un fiel exponente del kirchnerismo más duro, el senador neuquino Oscar Parrilli, hizo circular en su bloque un proyecto para la creación de una Comisión Bicameral Investigadora de las presuntas irregularidades que pudieran haberse cometido al otorgar créditos del Banco de la Nación Argentina a la empresa Vicentín S.A.I.C. Entre los fundamentos de la iniciativa K, piden determinar si la entidad bancaria cumplió con los procedimientos correspondientes para los otorgamientos de los préstamos y sus refinanciaciones, si el Banco Central de la República Argentina controló, si actuó según lo previsto la Unidad de Información Financiera (UIF), si existieron posibles maniobras de encubrimiento y/o lavado de activos de posible origen delictivo y, entre otros temas, el destino de los recursos obtenidos por los préstamos otorgados y el posible desvío de esos fondos durante la gestión de los funcionarios designados por Mauricio Macri.

De todos modos habrá que ver si se puede tratar. Oficialismo y oposición acordaron que mientras dure el aislamiento obligatorio y preventivo el Senado tampoco votará iniciativas que no remitan al COVID-19.

Por otra parte Cristina Kirchner y Sergio Massa firmaron una resolución conjunta en la que dispusieron el pago de un adicional especial en concepto de “emergencia sanitaria” a los trabajadores que siguen cumpliendo tareas en el Congreso. La mayoría de ellos se encuentran exceptuados de asistir a su trabajo.

También podria interesarte