Día Mundial sobre la concientización del Autismo

Por

La fecha tiene como objetivo generar conciencia sobre la importancia de una sociedad más justa e inclusiva y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

La fecha fue establecida por la Asamblea General de las Naciones Unidas con la finalidad de mejorar la calidad de vida de las personas que padece este trastorno, teniendo en cuenta el impacto que genera un mayor conocimiento y divulgación entre los miembros de la sociedad.

Los trastornos del espectro del autista (TEA) se caracterizan por una deficiencia persistente en la comunicación social, que va unida a patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.

Las personas autistas perciben la realidad y se comunican con su entorno de manera distinta a lo comúnmente visto. Si bien los primeros síntomas aparecen a temprana edad, pueden manifestarse más adelante, durante el desarrollo e incluso -aunque con menos frecuencia- en la adultez.

La concientización a nivel global del Autismo (familia y sociedad) facilita el éxito de las terapias recomendadas para el abordaje y mejora en la comunicación con los semejantes de las personas afectadas.

Existen distintos niveles o grados de autismo que van desde la imposibilidad del habla hasta el desarrollo de capacidades que permiten una interacción importante con el medio.

El trato que su familia le brinde a la persona autista es de suma importancia para mejorar la calidad de vida del grupo.

Los estudios científicos afirman que no existe una terapia única para su tratamiento, ya que depende de cada persona afectada, su genética, su entorno familiar y social, entre otros factores.

Los síntomas pueden ser leves o llegar a la auto y hetero agresión y no existe consenso acerca de sus causas. En tal sentido, algunos trastornos similares como el “Síndrome de Asperger” no son considerados una enfermedad por gran parte de la comunidad, apoyándose en la evidencia de que, si bien existen distorsiones en la percepción y comunicación, quienes lo padecen pueden alcanzar un grado de desarrollo intelectual elevado.

Fue justamente el médico austríaco Hans Asperger quien propuso la teoría de que para tener éxito en las ciencias y en el arte uno debía tener cierto nivel de autismo.

Dentro de las intervenciones para el tratamiento del autismo se destacan los programas de educación especial intensiva y sostenida y las terapias cognitivo-conductuales en la temprana edad (0 a 6 años).

Estas herramientas han demostrado ser eficaces para la contención o eliminación de los síntomas, adquisición de habilidades de cuidado personal, sociales y de trabajo.

La intervención, unida a la inclusión (educativa, laboral y social), basada mayormente en la modificación de las condiciones ambientales que en el concepto de normalidad, parece ser el camino correcto.

La escuela inclusiva, el trabajo o la vida con apoyos (personas o instituciones de acompañamiento) se acercan más al respeto a la diversidad, aunque los desafíos de la modernidad suelen convertir a los niños autistas en víctimas de acoso escolar o bullying.

En todos los casos, la ignorancia sobre el tema es un obstáculo para avanzar hacia una mejor calidad de vida, por lo que la celebración del Día Mundial de la concientización sobre el Autismo no debe pasar inadvertido y depende de todos visibilizar el tema.

También podria interesarte