El zarpazo más importante de la historia

Por

El mundial de Rugby Francia 2007, es el recuerdo más maravilloso que tiene la selección nacional. El equipo comandado en ese entonces por Marcelo Loffreda logró la hazaña más importante del rugby argentino. Pero antes deberíamos recordar cómo le fue a Los Pumas en las otras citas mundialistas. En Nueva Zelanda 1987, Inglaterra 1991, Sudáfrica 1995 y Australia 2003 quedaron eliminados en primera ronda, pero en Gales 1999 lograron avanzar a cuartos de final.
Formó parte del Grupo D junto a Francia, Irlanda, Georgia y Namibia. El 7 de septiembre dieron el primer golpe en el partido inaugural cuando vencieron a Les Blues por 17-12 en un emocionante final. Georgia fue el segundo rival al que venció de manera cómoda 33-3. El 22 de septiembre aplastó a una débil Namibia en el Stade Velódrome consiguiendo el famoso punto bonus, como ante los georgianos. El Parque de los Príncipes fue testigo de una brillante actuación del equipo nacional, allí le ganaron a Irlanda por 30-15, lo que permitió su clasificación a los cuartos de final.
Ya habían igualado lo hecho en Gales 1999, ahora buscaban mejorar esa actuación, pero antes debían enfrentar a Escocia que finalizó segundo en el Grupo C detrás de Nueva Zelanda con quién perdió 40-0. El 7 de octubre en el Saint Denis Los Pumas rugieron más fuerte que su rival y lo derrotaron 19-13 y de esta manera consiguieron el pasaje a las semifinales del mundial.
El rival era Sudáfrica que contaba con Bryan Habana, que finalizó el torneo como el mayor anotador de tries y Percy Montgomery, quién fue el que más anotó a lo largo de la competencia. Nada de eso impedía que Agustín Pichot, capitán, los hermanos Contepomi, la experiencia de Mario Ledesma, Omar Hassan y la juventud de Juan Martín Hernández logren vencer a los sudafricanos. El partido fue muy duro para los argentinos que cayeron por 37-13, dejándolos afuera de la gran final.
Jugaron por el tercer puesto ante un viejo conocido con el cual se enfrentaron en la primera ronda: Francia. El 19 de octubre de 2007 va a quedar en la memoria de todos los fanáticos del rugby. Ese día se llevó a cabo la gesta más importante de Los Pumas, porque una vez más pusieron de rodillas a los locales. El resultado final está grabado en la memoria de todos los que estuvieron presentes en El Parque de los Príncipes, la corrida de Ignacio Corleto rumbo al ingol francés, la magnífica actuación de Felipe Contepomi, el estupendo manejo de Agustín Pichot dentro y fuera de la cancha y el aguante del puñado de argentinos que acompañó hicieron posible ese 34-10 que permitió dar el zarpazo más importante de la historia del rugby argentino.

Gentileza Marcelo Gauna

También podria interesarte