Elecciones Estados Unidos 2020

Por

Mientras  la campaña de Biden se mantiene atenta a lo que sucede puntualmente en ocho estados, Trump lleva adelante una seguidilla intensiva de encuentros con seguidores en cada uno de estos distritos.

La campaña electoral en Estados Unidos acelera su ritmo. El presidente Donald Trump intenta recuperar el tiempo que perdió mientras tuvo que quedarse en Washington al contraer COVID-19. Ahora viaja de ciudad en ciudad en los estados que decidirán esta elección. Este sábado, habló en Michigan y en Wisconsin. El domingo estará en Nevada. En la recta final y con las encuestas en su contra, sabe que no hay tiempo que perder. Su rival, el demócrata Joseph Biden, también lo sabe. A pesar de los números favorables en la intención de voto, su equipo pidió a sus seguidores no confiarse.

“No podemos estar satisfechos porque la dura verdad es que Donald Trump todavía puede ganar esta carrera y todo indica que habrá que esperar hasta el último minuto”, escribió la jefa de campaña de Biden, Jen O’Malley Dillon, en un memo que difundió este sábado el diario The Washington Post. Actualmente, las encuestas a nivel nacional le dan al candidato demócrata entre nueve y diez puntos de ventaja en promedio sobre el republicano.

Sin embargo, el recuerdo de 2016, cuando esos números también le sonreían a Hillary Clinton, sigue fresco: la ex secretaria de Estado efectivamente consiguió la mayor cantidad de votos, pero no le sirvió de nada en un país con colegio electoral. Por eso, la campaña de Biden se mantiene atenta a lo que sucede puntualmente en ocho estados: Arizona, Florida, Georgia, Michigan, Minnesota, North Carolina, Pensilvania y Wisconsin. En estos lugares, “la carrera está mucho más ajustada que lo que sugieren las opiniones que vemos en Twitter o en la TV”, advirtió O’Malley Dillon.

A esos estados también les presta una especial atención la campaña republicana. Son los que van a definir el resultado. Desde que su médico lo autorizó a volver a los actos masivos el fin de semana pasado, Trump lleva adelante una seguidilla intensiva de encuentros con seguidores en cada uno de estos distritos. El viernes pasado estuvo en Georgia, alertando sobre el supuesto plan de los demócratas para abrir las fronteras, liberar extranjeros criminales y subir impuestos.

Este sábado viajó brevemente a Michigan y a Wisconsin, dos estados que fueron centrales en su victoria en 2016, pero que ganó por un margen escaso. Este año, las encuestas muestran a estos dos distritos del lado de Biden. Si el demócrata los gana, no necesita mucho más para asegurar su llegada a la Casa Blanca. Por eso, para Trump, es esencial hacer campaña en esos lugares.

Mientras los dos candidatos siguen sus campañas, unas 22 millones de personas ya votaron en 44 estados y el Distrito de Columbia, sitios que permiten el voto por adelantado. Según la Associated Press, esta cifra representa el 16 por ciento de todos los votos emitidos en 2016, cuando todavía faltan dos semanas para el día de las elecciones.

También podria interesarte