Policías fueron agredidos en Joaquín V. González

Por

Denunciaron a Alberto Ferro Podestá y a un amigo por amenazas, daños y resistencia.El abuso de poder sigue imperando en esa zona pese a las denuncias y los hechos.

“La impunidad es la imposibilidad de ser sancionado. Se trata de una excepción de condena o una forma de escapar de la justicia. Es común en algunos países en los que se carece de un sistema político limpio y que repercute en un sistema judicial corrupto y débil”. La definición se puede encontrar en una de las tantas páginas web. Un párrafo que bien podría utilizarse para ejemplificar lo que ocurre en Salta y más precisamente en el departamento Anta, donde una vez más el abuso de poder a cargo de los hermanos Carlos Rodolfo y José Alberto Ferro Podestá volvió a ponerse de manifiesto.

Se trata de hombres habituados a ejercer el dominio territorial a través de la violencia amparados por la trama de poder político-judicial que supieron hilvanar familiares y amigos en ese departamento.

La nueva “mancha” que los Ferro Podestá, en este caso al mayor, José Alberto apodado “Dulce”, sumó en su interesante prontuario tiene que ver con lo ocurrido en la madrugada de ayer, en Joaquín V. González, donde también estuvo involucrado uno de sus amigos.

Según fuentes de la investigación consultadas por El Tribuno, después de la medianoche del sábado, efectivos policiales realizaban un operativo cortando algunas arterias para poder trasladar en ambulancia a una persona en código rojo.

En la intersección de la avenida General Güemes y Rivadavia, uniformados realizaron las clásicas señas de detención a un auto marca VW Bora color gris, el rodado no solo hizo caso omiso a las señas sino también tiró el vehículo contra uno de los policías afectados al operativo. El conductor fue identificado y luego denunciado por los efectivos como Sergio Sosa, alias “Morena”.

Tras poner en riesgo la integridad física de uno de los policías, Morena Sosa se dio a la fuga a bordo del Bora y fue interceptado sobre la calle Arenales, esquina Mariano Moreno. Los efectivos se acercaron tratando de tomar los datos del chofer y sus acompañantes pero estos decidieron encerrarse en el rodado. Minutos más tarde llegaron al lugar los hermanos Ferro Podestá, según las fuentes fue “Dulce” José Alberto Ferro Podestá quien se acercó hasta el vehículo, hizo bajar a su amigo y lo acompañó hasta su rodado, un Chevrolet. En ese tránsito dos de los uniformados le hicieron saber a Dulce que su amigo Sosa debía acompañarlos.

Antes de la agresión física contra uno de los policías, Dulce Ferro Podestá le había anticipado a su amigo Sosa que él lo sacaría del lugar sin que ningún funcionario policial pudiese impedirlo. Al recibir la información de que Sosa debía acompañar a los efectivos, tomó del cuello a uno de ellos y se desató un forcejeo.

Esgrimiendo distintas amenazas, señaló: “Donde los vea en la calle los voy a golpear”. Dado el nivel de violencia desatado por Ferro Podestá, uno de los uniformados comenzó a filmar el hecho y el mismo agresor se encargó de sustraer el aparato y arrojarlo al piso.

Causa… sin causa

Según señalaron los uniformados afectados por el violento hecho desatado por Ferro Podestá, no es la primera vez que el sujeto amenaza y agrede físicamente a un funcionario de la fuerza pública.

Junto a su hermano, Carlos, estuvieron involucrados en la causa Inversora Juramento, desde donde terminaron detenidos acusados del robo de más de 100 vacas a dicha empresa en Joaquín V. González. Si bien existe un procesamiento contra los hermanos y un tercero, Juan Marcelo Orellana; la causa estaría por prescribir o ya habría prescrito -la tenía el juez Dilascio de Metán.

Además, Carlos Rodolfo Ferro Podestá, después de múltiples denuncias en su contra, fue condenado a 10 meses de prisión efectiva por agredir al abogado Luis Pablo Ibáñez, quien recibió una violenta paliza el 5 de octubre de 2017 en J. V. González. Al cabo de un tiempo, volvió a ser condenado pero esta vez por violencia de género en contra de su exmujer, la abogada Dana Segovia.

A pesar del enorme número de denuncias en su contra y haber estado prófugo de la Justicia, el sujeto goza de la libertad y hace de las suyas en la zona sudeste de la provincia.

Los hermanos Ferro Podestá, hijos de un exintendente de General Pizarro, son primos del fiscal de Anta, el doctor Gonzalo Gómez Amado, y a su vez son sobrinos del senador anteño Ernesto Ángel Gómez.

Y documentos públicos indican que es “protegido político del diputado provincial Pedro Sández”.

También podria interesarte