Reino Unido: aplastante victoria laborista en las elecciones legislativas

El partido conservador logró su peor resultado en unas elecciones desde el inicio del siglo XX.

Los laboristas lograron una victoria histórica este jueves en las elecciones legislativas británicas, según los primeros sondeos a pie de urna, tras el cierre de los centros de votación, lo que pondrá fin a 14 años de gobiernos conservadores.

Según estas estimaciones de las televisiones británicas, los laboristas de Keir Starmer obtendrían 410 de los 650 escaños de la Cámara de los Comunes, con una holgada ventaja sobre los conservadores del primer ministro Rishi Sunak, castigados por los votantes, que obtendrían 131, su peor resultado en unas elecciones desde el inicio del siglo XX.

El partido de extrema derecha Reform UK, de Nigel Farage, uno de los impulsores del Brexit, haría una entrada en el Parlamento con más fuerza de lo previsto, con 13 escaños, quedando detrás del Partido Liberal Demócrata (centro), que obtendría 61, según las estimaciones.

Por su parte, los independentistas escoceses, terceros en las elecciones de 2019, sufrirían un duro revés con diez escaños ganados en las 57 circunscripciones en que concurrían.

Los resultados oficiales finales se conocerán durante la madrugada británica, pero estas estimaciones no dejan dudas de que se abre un nuevo capítulo en la historia política del Reino Unido, con el laborista Keir Starmer, de 61 años, como próximo primer ministro.

“A todos los que hicieron campaña por el Partido Laborista durante estas elecciones, a todos los que votaron por nosotros y que han dado su confianza a nuestro nuevo Partido Laborista, gracias”, reaccionó Keir Starmer en X tras el anuncio de estas proyecciones.

Si los resultados de estas estimaciones se cumplen, Starmer no superaría el récord de diputados laboristas, obtenido por Tony Blair en 1997, cuando puso fin a 18 años de gobiernos conservadores.

– Viraje al centro –

Starmer, que acercó a su partido hacia posiciones más de centro tras la derrota laborista en las elecciones de 2019 de su antecesor, Jeremy Corbyn, de corte más izquierdista, mantuvo un perfil bajo sabedor que las encuestas le eran muy favorables, con una campaña por el “cambio” menos radical que la de su predecesor.

El líder laborista prometió en su programa una gestión cautelosa de la economía, dentro de un plan de crecimiento a largo plazo que incluye potenciar los criticados servicios públicos, en particular el denostado sistema de salud. 

“Lo importante es hacer crecer la economía y crear riqueza”, dijo este semana Starmer.

Tim Bale, profesor de cincias políticas en la Queen Mary University de Londres, señaló que los resultados de estas estimaciones son “un desastre para el Partido Conservador”.

“Aunque no fue tan catastrófico como algunos predecían”, añadió.

Sunak deja el cargo menos de dos años después de haber sido nombrado primer ministro, en octubre de 2022, tras un desastroso mandato a nivel económico, de apenas 49 días, de Liz Truss, que había sustituido a Boris Johnson, envuelto en el escándalo de las fiestas en su residencia oficial durante el covid.

El Partido Conservador, con luchas internas y sumido en una profunda crisis, estaba en el poder desde mayo de 2010, primero con David Cameron como primer ministro, seguido por Theresa May y luego Boris Johnson. 

El Brexit, en 2020, y sus consecuencias para la economía británica, el covid, el aumento del costo de vida un criticado funcionamiento del servicio de salud, con largas listas de espera, acabaron pasando factura a los conservadores.

Fuente: AFP. Foto: AFP.