Se entregó el hijo de Eduardo Aliverti

Por

Pablo García Aliverti quedó detenido para cumplir la condena por atropellar y matar, manejando alcoholizado, a un ciclista.

El periodista y locutor Pablo García Aliverti, hijo de Eduardo Aliverti, se entregó este lunes por la noche para cumplir la condena de tres años y medio de prisión por atropellar y matar, cuando manejaba alcoholizado, a Reinaldo Rodas, un vigilador que circulaba en bicicleta por la autopista Panamericana en el año 2013.

El abogado de la familia Rodas, Roberto Damboriana, confirmó la noticia. “Realmente se hizo justicia pues Pablo García manejaba en condiciones que no son aptas y, debido a ello, se produjo el fatal desenlace que le produjo la muerte al vigilador Rodas cuando iba a trabajar”, explicó el letrado a Télam.

Cómo avanzó el caso García Aliverti

La semana pasada, la Corte Suprema de Justicia de la Nación había dejado firme el fallo del Tribunal de Casación bonaerense que en 2018 condenó a García Aliverti por el delito de “homicidio culposo” con lo que el hijo del periodista Eduardo Aliverti había quedado en condiciones de cumplir la pena en prisión.

En el breve fallo, la Corte Suprema rechazó el jueves pasado, por inadmisible, el recurso presentado por la defensa de García Aliverti.

Según Damboriana, García Aliverti se entregó este lunes noche, luego de que el fallo de la Corte Suprema llegara al TOC 6, que dictó la orden de detención.

La Sala IV de Casación bonaerense, en marzo del 2018, había confirmado la condena por homicidio culposo a García Aliverti por haber atropellado estando alcoholizado al vigilador Reinaldo Rodas, que circulaba en bicicleta por la autopista Panamericana.

García Aliverti desde entonces permanecía libre hasta que el fallo quedara confirmado.

El hecho ocurrió el 17 de febrero de 2013, cuando Rodas, de 53 años, fue atropellado por García Aliverti a la altura del kilómetro 52,5 de la autopista Panamericana, cuando se dirigía en bicicleta hacia su trabajo, en el country Mapuche.

El joven locutor, que acababa de salir de un boliche de Pilar, embistió con su Peugeot 504 a Rodas y luego del accidente, sin frenar, condujo unos 17 kilómetros hasta un peaje, con el cuerpo de la víctima sobre el automóvil.

Las pericias indicaron que García conducía con 1,45 gramos de alcohol en sangre, casi el triple del dosaje máximo permitido.

También podria interesarte