Tiene 14 años, es de Resistencia y construyó un avión de ala única

Por

No era parte de un proyecto escolar ni una consigna, Iván Korzeniowsky lo hizo por su pasión por la aviación. Replicó a escala uno de los modelos más revolucionarios del ingeniero Reimar Horten, pionero del diseño aeronáutico en nuestro país y uno de los creadores del Pulqui, de los primeros aviones a reacción que existieron en el mundo. Su prototipo alcanza los 160 kilómetros por hora

Iván Korzeniowsky tiene apenas 14 años, pero sabe muy bien lo que le gusta, o más bien apasiona: “La aeronáutica”, dice sin vueltas. “Volar, la mecánica… todo lo que involucre ese universo. Podría pasarme horas investigando, construyendo en el taller… dándole alas”, contó.

Este joven de Resistencia, Chaco, cursa segundo año en la Escuela Aeronáutica n°32 . Es el hermano del medio, su padre es técnico en aeronáutica y su madre es ama de casa. Esta cuarentena, como a miles de alumnos, lo tiene alejado de las clases presenciales. Sin embargo, lejos de desmotivarse, encontró una manera de hacer rendir su tiempo de encierro.

Iván -por iniciativa propia y a modo de homenaje- hizo el modelo IAE-33, una aeronave diseñada en Córdoba en los tableros de la ex Fábrica Militar de aviones por uno de los ingenieros más grandes que tuvo la aviación mundial, Reimar Horten, que murió en nuestro país en 1994.

“Desde que conocí la trayectoria de este ingeniero me convertí en un admirador de sus trabajos. Eso me motivó a investigar más en profundidad cada uno de ellos, comenzando por el primer planeador que construyó, voló y por el cual fue premiado por las autoridades de su país con tan solo 16 años de edad”, dice.

“Desde que conocí la trayectoria de este ingeniero me convertí en un admirador de sus trabajos. Eso me motivó a investigar más en profundidad cada uno de ellos, comenzando por el primer planeador que construyó, voló y por el cual fue premiado por las autoridades de su país con tan solo 16 años de edad”, dice.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial, Reimar Horten emigró a Córdoba, Argentina donde continuó el diseño y construcción de planeadores, un avión supersónico de ala delta experimental (IA-37) . Junto a Kurt Tank creó el Pulqui, uno de los primeros aviones a reacción del mundo, y que fue volado en septiembre de 1947 por el teniente Edmundo Weiss en Morón ante el presidente Juan Domingo Perón. Dos de los planeadores se pueden ver en el Museo Nacional de Aeronáutica.

“Pasando por infinidades de alas, planeadores y cazas, me detuve en los trabajos que realizó en Argentina, en donde también realizó una labor sorprendente desarrollando tecnologías que hasta aún hoy en día siguen siendo utilizadas por otros países”, destaca Iván.

Sin perder el tiempo Iván se puso a investigar en línea. “Primero busqué y conseguí los planos. No tenía las medidas para replicar el prototipo de ala única a escala, así que tuve que acomodarlo”.

Con un poco de foam -un tipo de gomaespuma liviana- imprimió los planos y empezó a darle forma al avión en una sola pieza. Más tarde le sumó un motor brushless sin carbones que tenía en su casa. Ese propulsor le garantizó menos rozamiento y mayor rendimiento. Y le colocó una hélice de 5 × 4.5. La máquina que construyó tiene, además, un control speed de 40 AMP, dos servos kds 290 digitales con engranajes metálicos y todo esto alimentado por una batería lipo de 11.1v.

 

También podria interesarte