Fue atacada por tres perros y se metió en el mar para salvarse

Por

El hecho se registro alrededor de las 16 cuando una joven de 30 años fue agredida por tres perros que estaban sueltos en el balneario Nº 6 de Punta Mogotes. Para escapar de los animales, y ante la desesperación del feroz ataque la mujer debió arrojarse al mar.

Tras el alerta al 911 de un testigo que presenció el terrible hecho, personal policial asistió a la víctima en el lugar. Al registrar lesiones en el torso y en las piernas, la mujer fue trasladada a la Unidad de Pronta Atención (UPA) de Mogotes y luego derivada a la Clínica del Niño y la Madre.

Luego de las tareas de investigación que realizaron los efectivos de la Comisaría 5º, se identificó al dueño de los perros que habían atacado a la joven.

Para indignación de los oficiales, descubrieron que los tres perros que atacaron a la mujer habían protagonizado un hecho similar en el mes de mayo, cuando mordieron a una mujer que corría por la playa y le fracturaron un brazo.

Estos animales de raza ovejero alemán, son considerados “potencialmente peligrosos” por una ordenanza municipal y sus dueños deben tener ciertos recaudos, como colocarles un chip y solo sacarlos a pasear por la vía pública con correa y bozal. Nada de esto se cumplió en ninguno de los dos casos.

Fuentes de zoonosis confirmaron que no solo lo que sucedió este lunes fue similar a un caso de mayo, sino que que cuentan con los mismos protagonistas: los tres perros y su dueño.

El 20 de mayo se registró el primero de los ataques de esta jauría, cuando una mujer que corría por una playa de Punta Mogotes fue sorprendida por los perros que comenzaron a morderla en diferentes partes del cuerpo hasta que, incluso, le fracturaron un brazo.

En esa oportunidad, personal de Zoonosis identificó al dueño de los animales y secuestró a los perros. Los animales estuvieron 10 días en observación hasta que se constató que no poseían rabia y, una vez conseguida esa alta médica, permanecieron encerrados mientras su situación era definida por un juez de faltas municipal.

Por disposición del juez, se le cobró una multa al dueño de los animales y se le exigió que los anotara en el registra de perros potencialmente peligrosos y cerrara su propiedad para que sus mascotas no pudieran escapar y deambular libre por la zona de Punta Mogotes.

Desde Zoonosis informaron que un inspector constató que la propiedad quedó correctamente cerrada y, tras castrar a los tres animales, fueron entregados nuevamente a su dueño, quien se comprometió con respetar con las normas vigentes.

Ahora los animales quedaron nuevamente judicializados. Otra vez encerrados en zoonosis para que estén en observación durante 10 días y controlar si poseen rabia. Luego, otra vez, un juez deberá definir su futuro y si se los entrega o no a su dueño quien demostró ser muy poco responsable en cuanto a la tenencia de este tipo de mascotas.

Fuentes y fotos: 0223.com.ar y La Capital de Mar del Plata

También podria interesarte