Naufragó una exposición de pintura organizada por Fiat

Por

Anna-Lisa Marjak fue convocada por la empresa Fiat para participar de una exposición con motivo del centenario de la instalación de la automotriz italiana en la Argentina, pero decidió no aceptar el convite luego de que los organizadores objetaran sus cuadros acerca de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y de la artista trans Cris Miró.

La muestra “Mujeres argentinas que ya no están” estaba prevista para el 14 de agosto en la Galería Sileo, en Azcuénaga al 1900. Allí suele hacer muestras Fiat y Marjak ya había sido parte de otra exposición. “Me convocaron y la idea era mostrar retratos de mujeres del siglo XX”. Markaj trabaja sobre acrílico y así preparó imágenes de argentinas emblemáticas del siglo pasado, como Victoria y Silvina Ocampo, Sara Gallardo, Alejandra Pizarnik, Martha Lynch, y otra escritora ligada familiarmente a Marjak: su abuela, Luisa Mercedes Levenson.

“Quise hacerlo lo más amplio posible, por eso busqué a la primera mujer piloto de avión, a la primera médica y a otras pioneras”, contó Marjak a este diario. Así se sumaron los retratos de Evita, Mercedes Sosa, Alicia Moreau de Justo, María Luisa Bemberg, Julieta Lanteri y Lola Mora, entre otras. En total, hizo 32 retratos. El problema surgió cuando quiso incluir a Azucena Villaflor y a Chicha Mariani, referentes históricas de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. La primera, fue secuestrada a fines de 1976; la segunda, buscó desde 1976 a su nieta Clara Anahí, secuestrada en un brutal operativo de la Policía Bonaerense.

“Mientras pintaba enviaba el material a curaduría, y cuando vieron que estaba el de Azucena no les gustó. Me dijeron que la sacara porque ‘es muy político’. Yo les dije que las Madres no eran políticas, que eran mujeres comunes, amas de casa que salieron a enfrentarse a una dictadura, que forman parte de la historia del siglo XX”.

Entonces apareció un argumento con resabios de la teoría de los dos demonios. Y con una confusión histórica: “Me respondieron que lo que pasaba era que Montoneros había matado al presidente de Fiat”. En rigor, Oberdan Sallustro fue secuestrado en 1972 por el Ejército Revolucionario del Pueblo, no por la organización peronista

“Acepté no incluirlas si eso les hacía ruido”, concedió Marjak, quien siguió pintando. “Hice el retrato de Cris Miró, porque los trans forman parte de la historia”. Como en principio no hubo más objeciones, Marjak insistió para que se incluyera a las Madres.

También podria interesarte