El presidente apela a la responsabilidad de gobernadores

Por

El Presidente tomó en cuenta la cantidad de contagios y la posibilidad de que colapse el sistema sanitario. Tendrá reuniones con los mandatarios provinciales para que todos asuman la decisión de cerrar aún más los centros urbanos.

El lunes la Ciudad de Buenos Aires registró el número más alto de contagios desde el inicio de la pandemia. Ayer fue otro día récord de casos a nivel Nacional con su correlato en la Provincia de Buenos Aires. Datos que evidencian el avance de la segunda ola y su impacto en el AMBA. En Casa Rosada ven con preocupación la escalada de los contagios, su repercusión en el sistema sanitario y son conscientes de que se deben profundizar las restricciones, sin embargo pretenden que los gobernadores avancen con los cierres de acuerdo a la situación epidemiológica particular de cada distrito. El temor a pagar el costo político de nuevas medidas impopulares y la necesidad de un acuerdo no solo con la oposición, sino también entre oficialistas.

Ayer Santiago Cafiero convocó de urgencia a su Gabinete en Balcarce 50. De un lado, el jefe de los ministros, la titular de la cartera de Salud, Carla Vizzotti; el de Defensa, Agustín Rossi; el de Educación, Nicolás Trotta; el de Trabajo, Claudio Moroni; la de Seguridad, Sabina Frederic; el de Producción, Matías Kulfas; y el de Interior, Eduardo “Wado” De Pedro. También participaron el secretario de la Presidencia, Julio Vitobello; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, y la asesora presidencial Cecilia Nicolini. Del otro lado de la línea, Alberto Fernández desde Olivos porque aún no recibió el alta médica por su cuadro de COVID-19.

El Presidente, su mano derecha, Cafiero, y el puñado de funcionarios que participaron de la reunión analizaron la posibilidad de endurecer las medidas que están vigentes desde el viernes pasado. Asumen que los 27.001 casos registrados en las últimas 24 horas no serán un pico que se estabilice y tienda a bajar, sino que los contagios seguirán en aumento por lo que se deben decidir nuevas restricciones y el tiempo apremia.

Si bien se planteó la viabilidad de sumar medidas más duras pero focalizadas y temporales, a la hora de analizar el impacto de las restricciones establecidas la semana pasada hubo malestar con gobernadores e intendentes por no tomar determinaciones particulares en sus distritos de acuerdo a su realidad epidemiológica.

Es que en el artículo 17 del decreto del viernes pasado se facultó a los mandatarios provinciales y al jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires “para adoptar disposiciones adicionales a las dispuestas en el presente decreto, focalizadas, transitorias y de alcance local, con el fin de mitigar en forma temprana los contagios por COVID-19 respecto de los departamentos o partidos de riesgo epidemiológico alto o medio”. Dicho artículo habilita a los gobernadores a limitar aún más la realización de determinadas actividades y la circulación por horarios o zonas.

También podria interesarte